Apariciones de la Virgen de Guadalupe

En la creencia mexicana, la mayor tradición es la veneración a la Virgen de Guadalupe, y cada ciudadano sabe la verdadera historia de esta Virgen, cómo fue que decidieron creer en ella y a partir de cuándo empezó todo este amor hacia ella.

¿Cuantas apariciones tuvo la Virgen de Guadalupe?

La historia relata, que fueron cinco las apariciones de la virgencita de Guadalupe antes de tomarla en cuenta como la Santa madre de Dios.

En todos los libros se cuenta, que tuvo cuatro hacia un campesino de nombre Juan Diego, y la aparición final se la hizo a su tío Juan Bernardino, quien fue bendecido con un milagro de la misma virgencita

aparicion de la virgen de guadalupe

Primera aparición de la Virgen de Guadalupe

El primer día que cuenta como aparición fue un 9 de diciembre de 1531, cuando se dejó ver frente a un joven viudo que atravesaba la montaña del Tepeyac cuando se dirigía al pueblo.

En ese primer encuentro, la Virgen de Guadalupe se le manifiesta y le otorga la responsabilidad de ir hacia el obispo Juan de Zumárraga a solicitar de su parte, que se le construyera un templo justo en el lugar en donde la vio.

Según Juan Diego, la virgencita de Guadalupe le había asignado una misión, y la forma de expresarla fue diciéndole:

«Juanito: el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive. Deseo vivamente que se me construya aquí un templo, para en él mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los que me invoquen y en Mí confíen. Ve donde el Señor Obispo y dile que deseo un templo en este llano. Anda y pon en ello todo tu esfuerzo»

aparicion de la virgen de guadalupe

Segunda aparicion de la Virgen de Guadalupe

Juan Diego, enseguida fue al pueblo y le comentó al obispo lo que le había sucedido, pero la negativa del obispo fue rotunda, por lo que juan Diego no tuvo otra opción que ir a hablar con la Virgencita de nuevo, haciendo así su segunda aparición, a lo que la virgencita le dice:

«Mucho te ruego, hijo mío el más pequeño, y con rigor te mando, que otra vez vayas mañana a ver al obispo. Dale parte en mi nombre y hazle saber por entero mi voluntad, que tiene que poner por obra el templo que le pido. Y otra vez dile que yo en persona, la siempre Virgen Santa María, Madre de Dios, te envía».

El humilde Juan Diego vuelve a recibir otra negativa del obispo, sólo que esta vez, el obispo siente que debe darle una oportunidad, a lo que le pide una prueba para poder cumplir la petición de la misteriosa mujer.

aparicion de la virgen de guadalupe

3ra aparición de la Virgen de Guadalupe

El día 10 de diciembre de 1531, Juan Diego decide regresar al cerro a hablar con la Virgencita de Guadalupe, quien hace una nueva aparición y escucha sobre la negativa del obispo. Juan Diego le dice, que el obispo quería una prueba que le indicara que realmente se trataba de una virgen y que debía regresar con ella; a lo que la Virgen le dice seguidamente le pide que fuera al día siguiente, que ella le daría la prueba que necesita el obispo.

La virgen diciendo: «Hijo mío, volverás aquí mañana para que lleves al obispo la señal que te ha pedido; con eso te creerá y acerca de esto ya no dudará ni de ti sospechará y sábete, hijito mío, que yo te pagaré tu cuidado y el trabajo y cansancio que por mí has impedido; ea, vete ahora; que mañana aquí te aguardo».

4ta aparición de la Virgen de Guadalupe

11 de diciembre de 1531, Juan Diego amanece con la terrible noticia de que su tío …..esta muy grave y corría peligro de muerte, incluso, el mismo tio le encomienda ir por un cura porque sentía que iba a morir.

Ese día le correspondía a Juan Diego ir por la prueba que la Virgencita le tenía, pero necesitaba ir por el cura, es por eso, que llegando al cerro del Tepeyac, decide desviarse por el otro lado, para así evitar la aparición de la Virgen y lo distrajera de su misión.

aparicion de la virgen de guadalupe

Juan Diego no contó con que la Virgen de igual forma se le apareciera, a lo que le dijo que no podía ir a buscar la prueba porque su tío Juan Bernardino necesitaba un cura porque iba a morir, la Virgen, tan piadosa le dijo

Virgen de Guadalupe: “No temas esa enfermedad, ni otra alguna enfermedad y angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni te inquiete otra cosa; no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella: está seguro de que ya sanó».

Juan Diego al creer ciegamente en lo que le había manifestado la virgencita de Guadalupe, se dirige a la montaña en busca de las flores que la Virgen había colocado para el obispo, como no tenía en donde guardarlas, utiliza su tilma para envolverlas y dirigirse al pueblo en busca del obispo.

Al llegar al encuentro con el obispo, Juan Diego le dice que traía la prueba que tanto pedía, al abrir la tilma, deja caer las rosas que traía con él y al caer al suelo sucede algo extraordinario, en la tilma sale de forma clara y perfecta la figura de la virgencita, el obispo asombrado, decide creer inmediatamente en la prueba y le pide a Juan que lo lleve al cerro en donde la Virgen de Guadalupe quería su templo.

aparicion de la virgen de guadalupe

Te puede interesar: Día de la Virgen de Guadalupe

5ta aparición de la Virgen de Guadalupe

 Juan Diego pasa la noche con el obispo, por la mañana del 12 de diciembre de 1531,  deciden salir al cerro del Tepeyac, en el camino se encuentran con el tío de Juan quien estaba feliz y con mucha salud y le pregunta hacia donde se dirigía con tanta prisa.

Juan al comentarle sobre las apariciones de la virgencita, el tío los sorprende aún mas diciéndoles que la misma mujer se le había aparecido diciéndole que estaba sanado y que su petición al milagro que le había concedido era que le dijera al mundo el nombre con el quería ser recordada como «la Siempre Virgen Santa María de Guadalupe»

De esta manera, es como toda la región mexicana, americana, entre otras naciones, pudo conocer una historia llena de bondad, sacrificio y de cómo la fe puede lograr verdaderos milagros en las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *