Oración a la Virgen de Guadalupe para protección

Siempre ha existido el mal, desde antes de Cristo y hasta el sol de hoy, no hay lado bueno sin el malo, eso lo demuestra la vida, la experiencia y las personas que llegan a nuestras vidas, incluso, las que se van nos pueden dejar un buen o un mal recuerdo.

En la actualidad, vemos mucho más avanzado y cómo se ha popularizado el tema de la hechicería, la gran cantidad de “cultos o religiones” que muchas veces de basan no en la palabra, sino en los efectos que pueden hacer causar en ellos mismos y en el resto de las personas, ya sea para hacer el bien o un mal.

cantos a la virgen de guadalupe

La maldad en época de Cristo

Mucha, tanto así, que prefirieron escoger salvar a un ladrón, que a Jesús, quien había recorrido calles y pueblos salvando personas y hablando de la verdad sobre Dios, ése se podría decir que fue una de las primeras oportunidades del mal. Ya con el tiempo siguieron saliendo casos como Caín y abel y así, cada experiencia demostró que en la mayoría vence el bien, pero no siempre pasa.

Tipos de maldad en el mundo

No siempre pasa que hacen daño a nivel espiritual, como pueden ser algunos cultos o religiones como santería, paleria, entre otros. Actualmente el conocer a una persona que se hace oasar por tu amigo; un familiar con el que no tengas afinidad ni buen trato, son sólo algunos de los ejemplos en donde no hay bondad ni buenas acciones hacia ustedes.
La envidia, el rencor, el odio, los malos deseos, entre otras cosas, son también una forma de hacer daño a una persona que simplemente no te cae bien, aunque no lo creas, es una forma de hacer daño, porque cuando no bendices ni mandas buenos deseos, estas haciendo todo lo contrario.

Cómo saber si estás desprotegido

Cuando pasas por una mala racha, pero no me refiero a que se te rompa un zapato, no, hablamos de situaciones realmente delicadas, perdiste el empleo luego un gran ascenso o si lo recién conseguiste y era una gran oportunidad; si te enteras de una infidelidad de tu pareja que inicia en un proceso de separación; cuando te traiciona un amigo, se te acumulan las deudas y pare usted de contar, el vivir un solo caso sólo te vuelve víctima del momento, pero cuando todo pasa al mismo tiempo, definitivamente está a desprotegido.

¿Por qué me pasan estas cosas a mi?

Algunas cosas son designios del señor, y aunque no lo ves en el momento, Dios sabe por qué hace esas cosas y te pone en esas circunstancias, con el tiempo él te dará la forma de mostrarte por qué fue lo mejor para ti, ahí es cuando ves que sí estabas siendo protegido y se lo agradecerás.

La protección de Dios y la Virgen

La Virgen es nuestra Santa madre. La que vive en tu hogar, la que te dio la vida es tu madre obviamente, pero la Virgen es la madre de todos, y no hay nadie más interesada y perfecta para protegerte que ella; es por eso, que siempre debes pedirle en oración que te cuide, que te aleje de la maldad de la gente, de malhechores y personas sin corazón.
La Virgen de Guadalupe es la madrecita de todos los mexicanos y americanos, vino a cuidar de Juan Diego prácticamente, quien paso por muchas cosas antes de haber visto a la Virgen, y luego de eso se convirtió en Santo y cuidó en vida del templo de la Virgen. Todas las madres quieren ver a sus hijos felices, sanos y protegidos.

¿Cómo me puedo proteger?

Primero, orando, pidiendo siempre a la Virgen y a Dios que los proteja de todo mal, de las personas que tienen a su alrededor para hacerles daño, pidiendo que siempre les ilumine el camino para que todo les salga bien.
Pero también está en ustedes mismos evitar el peligro, no es igual, ser víctima de una persona que se hizo pasar por amigo, a estar rodeado de personas que no hacen nada productivo y que son envidiosas y malas, debes tener claro que en cualquier momento serán malos contigo y no quisiste hacer caso.
Evitar a toda costa el sufrimiento buscado, lo que siempre te mantendrá protegido será el amor a Dios y la Virgen, la oración y la prevención de tu parte.

Qué necesito para orar

Para comunicarnos satisfactoriamente con nuestra virgencita, es necesario estar en un ambiente de paz, tranquilidad y confianza, por eso, te daremos solo algunas recomendaciones para que puedas orar y pedir con toda la fe y que dé resultados.

  • Ve a un lugar que te ofrezca tranquilidad.
  • Despeja tu mente, no permitas que nada te perturbe.
  • Ten a la mano la oración de la virgen de Guadalupe.
  • Pide con mucha fe, no dudes nunca de la obra de la virgencita, sin creer y sin fe, no obtendrás el resultado que tanto deseas.

Oración a la Virgen de Guadalupe para protección.

¡Oh Virgen Inmaculada,

Madre del verdadero Dios

y Madre de la Iglesia!

Tú, que desde este lugar manifiestas

tu clemencia y tu compasión

a todos los que solicitan tu amparo;

escucha la oración que con

filial confianza te dirigimos

y preséntala ante tu Hijo Jesús,

único Redentor nuestro.

 Oración a la Virgen de Guadalupe

Madre de misericordia,

Maestra del sacrificio

escondido y silencioso,

a ti, que sales al encuentro de

nosotros, los pecadores,

te consagramos en este

día todo nuestro ser

y todo nuestro amor.

Te consagramos también nuestra vida,

nuestros trabajos, nuestras alegrías,

nuestras enfermedades

y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad

a nuestros pueblos;

ya que todo lo que tenemos y somos

lo ponemos bajo tu cuidado,

Señora y Madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos

y recorrer contigo el camino

de una plena fidelidad

a Jesucristo en su Iglesia:

no nos sueltes de tu mano amorosa.

Virgen de Guadalupe,

Madre de las Américas,

te pedimos por todos los Obispos,

para que conduzcan a los fieles

por senderos de intensa vida cristiana,

de amor y de humilde servicio

a Dios y a las almas.

Contempla esta inmensa mies,

e intercede para que el Señor

infunda hambre de santidad

en todo el Pueblo de Dios,

y otorgue abundantes vocaciones

de sacerdotes y religiosos,

fuertes en la fe, y celosos dispensadores

de los misterios de Dios.

Concede a nuestros hogares

la gracia de amar y de respetar la

vida que comienza, con el mismo amor

con el que concebiste en tu seno

la vida del Hijo de Dios.

Virgen Santa María, Madre

del Amor Hermoso,

protege a nuestras familias,

para que estén siempre muy unidas,

y bendice la educación

de nuestros hijos.

Esperanza nuestra,

míranos con compasión,

enséñanos a ir continuamente

a Jesús y, si caemos,

ayúdanos a levantarnos,

a volver a El,

mediante la confesión de

nuestras culpas y pecados

en el Sacramento de la Penitencia,

que trae sosiego al alma.

Te suplicamos que nos concedas

un amor muy grande a todos

los santos Sacramentos,

que son como las huellas que tu

Hijo nos dejó en la tierra.

Así, Madre Santísima,

con la paz de Dios en la conciencia,

con nuestros corazones

libres de mal y de odios

podremos llevar a todos

la verdadera alegría

y la verdadera paz,

que vienen de tu Hijo,

nuestro Señor Jesucristo,

que con Dios Padre

y con el Espíritu Santo

vive y reina por los siglos de los siglos”.

Amén.

Al finalizar, Reza un Salve, padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *